Entrevistas·Traducciones

Moonspell en la revista LOUD!

La edición portuguesa de la revista LOUD! sostuvo una charla con toda la banda y se animó a preguntarles cosas poco comunes. No olviden que este ejemplar puede conseguirse en la webstore de la banda. Pero para todos los que no somos lusoparlantes, he aquí la traducción a nuestro idioma.


Archivos de una manada sin vías de extinción

Mucho se dijo y escribió en torno de la principal banda portuguesa de metal y uno de los nombres más importantes de la música del país, más allá de las fronteras. Pero tal vez pocos conozcan lo que viaja en el alma de estos lobos después de 23 años de historia (sin contar los tres primeros como Morbid God). En un contenido exclusivo para esta página, en busca de los más sentidos aullidos de los cinco Moonspell, nos adentramos a la guarida y grabamos las opiniones de cada uno de ellos a tres cuestiones fuertes.

Decisiones difíciles, palabras emotivas, pero es también que en este ingrato viaje de elecciones se encuentra la grandeza de una banda con identidad propia. Donde se cruzan vidas y trayectorias personales. Nunca el grupo hizo dos álbumes similares seguidos y Extinct no es una excepción a esta regla. Podrás leer todo sobre el nuevo álbum y, al mismo tiempo, enterarse aquí de algunas cosas que tal vez siempre han querido saber.

Fernando Ribeiro, voz de Moonspell desde 1992.

Un momento sobresaliente: Escojo un momento personal. Regresando de Alemania con Ares, en la época en que escuchaba el Wolfheart en un walkman. Llevábamos muchos años de ensayar en Portugal, en sitios que no tenían condiciones y esa fue la primera vez que escuchamos nuestra música tal y como era. Fue una sensación muy fuerte y eso es siempre un momento algo más privado, cuando escucho la música antes de que esté disponible al público. Ese es también el momento que define nuestros discos. Es ahí que yo sé si esos momentos especiales van a suceder o si será algo más tranquilo en que tendremos que luchar más por atención. Hice exactamente lo mismo con Extinct, solo que esta vez no fue en cassette, sino en iTunes [risas]. Yo hago esto desde el demo Anno Satanae y me acuerdo perfectamente de estar ahí, en una explanada de la Calle Augusta, como a las 6:00 o 7:00 de la mañana; regresábamos de Almada, en el primer barco y oía el cassette sin hablar con nadie, sin interrupciones.

Un tema y un álbum de Moonspell: El álbum, diría, Irreligious. Sin duda que fue un disco bastante importante y nuestra verdadera consagración en la época. Como músico, fue cuando pude vivir de la música y también me pude convertir un hombre independiente. Fue un disco que vendió muy bien, el disco acertado para la época acertada pero, para beneficiarnos de eso, fue una gran lucha con nuestra editora. La verdad es que lo conseguimos, es un álbum muy importante y, musicalmente, es fantástico; no veo ahí una canción que no toquemos en vivo o de la cual no nos guste. Por otro lado, y como también es más reciente, elijo como tema The Future is Dark del álbum Extinct. No es para que las personas lo escuchen o lo dejen de escuchar, es porque es una canción muy especial para mí y en la cual llegué a una actuación vocal que quería realizar desde hace mucho tiempo. Una cosa entre proximidad, contención, dramatismo y toda la letra… toda aquella carta que también le escribo a mi hijo. Aunque, no sea una canción muy metalera, es algo en que me identifico mucho. En esta época de mi vida, destacaría esa.

Qué ha sido Moonspell para tí hasta hoy: Si lo resumiera en una palabra, supervivencia. Tiene algo de bonito, tiene algo de luchador y también algo de dramático que a mí me gusta siempre de revelar a las personas. Mucha gente se acerca a la música pensando que va a tener una vida descansada y gloriosa, con personas de ambos lados de la calle aplaudiéndote… y no. Al final de cuentas, tu supervivencia como músico envuelve muchas cosas y está muy dependiente de aquello que inviertes, espiritualmente hablando. En una perspectiva aún más personal, Moonspell es mi vida. Ni siquiera se mezcla con ella; mi vida es la que se mezcla muchas veces con la de Moonspell, Muchas veces, nuestro calendario no está marcado por 1996, 1997, etc., está marcada por álbumes – Ah, eso fue en la época del Wolfheart, eso fue en la época del Sin… – y así es que nosotros marcamos nuestra vida. Yo fui padre en abril del 2012, pero también acostumbro decir que fue en la época en que estaba lanzando el Alpha Noir [risas].

Mike Gaspar, baterista de Moonspell desde 1992.

Un momento sobresaliente: Cuando recibimos la llamada de Robert para firmar con Century Media, con contrato para seis álbumes. En aquella época éramos fans de Samael, Tiamat y toda la onda de los años noventa que estaban en ese sello, como Unleashed, Grave, etc. Tener una oportunidad de esas, viendo la realidad que enfrentábamos en Portugal, fue el punto sobresaliente. De repente, ya estábamos grabando Wolfheart, en giras con Morbid Angel y Tiamat. Un año después, ya estábamos con Irreligious grabado. Abriéndole a Type O’ Negative, en una de las mejores fases en la carrera de ellos, tocando para 5,000 personas en la Arena de Berlín, por ejemplo. Algo que solamente imaginabas y que no pensabas que sería posible y… ¡allá estabas!

Un tema y un álbum de Moonspell: Pensando en los primeros momentos, Wolfshade. Aún veníamos con la onda del Under The Moonspell, fue todo muy rápido. A principios de 1995 todavía existía aquel lado del black metal y todo aquel origen crudo del undergound. Y también por la experiencia que fue y por todas las barreras que tuvimos de quebrar para grabarla. El trabajo que dio grabar aquella canción, estar ahí en la mañana hasta la medianoche, nunca estaba bien, nunca estuvo bien, ¡aún hoy no está bien! [risas] Wolfheart es aquel primer álbum que va a quedar siempre en la historia. Y claro, Irreligious. Cualquier canción era un sencillo. El placer que aún da tocarlas todas, ya sea Full Moon Madness, Raven Claws, Opium… Pero también en este nuevo álbum hay temas como Breathe, que es algo fuera de este mundo, pensando en las últimas cosas que hemos hecho.

Qué ha sido Moonspell para tí hasta hoy: Yo estoy en la banda desde los 16 años y estoy por cumplir 39, creo que da para tener una idea de la importancia de Moonspell en mi vida. Para mí, la banda terminó por ser una educación. No terminé la escuela y aprendí todo a través de la banda. La vida en la calle, el contacto con el extranjero, los productores, ellos mismos –que eran un poco mas viejos que yo– eran casi mis big brothers. Cuatro años antes de entrar a Moonspell, yo vivía en E.U.A. La complejidad de poder hablar correctamente portugués… de repente, me veo en una banda que ya estaba con proyectos en serio. De alguna forma, Moonspell me salvó la vida. Si no fuera la banda, tal vez, habría regresado para E.U.A., no había tantas oportunidades por acá. A través de este grupo, he viajado por el mundo. Tengo oportunidad de ir a E.U.A., casi todos los años veo allá a mi familia que va a los conciertos. Moonspell, para mí, es un mundo gigante. Creo que soy el único que tiene tatuajes de la misma banda. Soy miembro pero, al mismo tiempo, soy un gran fan.

Pedro Paixão, tecladista y guitarrista de Moonspell desde 1994.

Un momento sobresaliente: Tal como Mike, jamás me olvidaré de ese momento en que fuimos invitados a firmar con Century Media. En términos cronológicos, sigo con la grabación del primer álbum. Eso también definió mucho la banda. Llevábamos bastantes cosas en la cabeza y eran exigencias para las cuales revelamos algún ingenio para conseguir un buen resultado que es, en mi opinión, el Wolfheart. Fue muy importante nuestra postura, antes de seguir. No bajar los brazos, ni desmotivarse y disponer de lo que fuera necesario para llevar esto más lejos. Siempre anhelando no ser solamente un proyecto, pero sí una banda y hasta una banda de culto. Pero, en aquel momento, no solo definimos como probamos que aquello era muy serio. El hecho que aceptáramos todas aquellas giras en camionetas al principio fue una apuesta. Todo aquel periodo entre Wolfheart e Irreligiuos fue también un pilar de nuestra existencia.

Un tema y un álbum de Moonspell: Para mí, preferidos, es imposible decir. Pero, no sé, si me se me apareciera un extraterrestre pidiéndome que le mostrara qué es Moonspell… tal vez escogería Opium. En términos de álbum, también es muy complicado. Voy a destacar uno por ser diferente y por acompañarme en ciertos momentos de mi vida que yo recuerdo con mucho placer: The Antidote. Pero sólo por eso, porque no es nuestro mejor álbum, en mi opinión. Ahora tenemos un nuevo disco y es el mejor. No sé si, de aquí a diez años, mantenga esa opinión. Pero, de todos los demás, Irreligious sería aquel que yo también le mostraría a un extraterrestre.

Qué ha sido Moonspell para tí hasta hoy: Eso es casi como si me preguntaran cómo ha sido el oxígeno para mi. Es tan grande y tan envolvente que, por más que pienses en el asunto, estás completamente cercado. Algunas veces, hasta puede ser opresivo, pero es como si preguntaras cómo ha sido crecer. En un sentido más mundano. El privilegio de poder hacer un estilo de vida creativa y desatado de muchas más cuerdas que la gran mayoría de las personas. Y, con eso, haber conseguido poder sobrevivir con calidad. La experiencia es poder vera los ojos de las personas de varias nacionalidades y culturas a absorber la misma música de formas tan diferentes. Yo fui completamente absorbido por esto, ¡abrumado! [risas]

Ricardo Amorim, guitarrista de Moonspell desde 1995.

Un momento sobresaliente: Jamás me olvidaré del concierto en el Convento do Beato, en 1996. La banda aún estaba en sus primeros años y tuvimos aquel impacto en Europa con Wolfheart. Subimos las prioridades en la editora, hubo una reedición del disco, fue un éxito. Estaba todo a hervir un poco. Yo acababa de entrar a la banda y había una gran expectativa antes de que saliera Irreligious. Felizmente, todo salió bien y fue una histeria. Fue abrumador [risas]. Era toda la prensa extranjera, el canal VIVA y toda la gente a nuestro regreso nos felicitó. El concierto fue tan mágico, que sentí “estamos aquí para quedarnos, hay algo aquí para crecer”. Fue especial.

Un tema y un álbum de Moonspell: Tampoco sabría responder, ya son muchas canciones importantes para mí. Pero si alguien me pidiese que mostrara una pista que represente lo que es Moonspell, yo le muestro Full Moon Madness. En cuanto al álbum, estas cosas son siempre temporales, porque, siempre que sale un disco nuevo, estamos siempre tan impresionados que siempre decimos “ese disco es el mejor”. Y creo que Extinct de igual forma es el mejor disco que hemos hecho. Pero entiendo que lo que mejor nos define como banda y que fue más sobresaliente en nuestra vida, imagino que sería el Irreligious.

Qué ha sido Moonspell para tí hasta hoy: Este año cumpliré 20 años en la banda. En el Día de San Antonio –extrañísimo– [risas]. Cuando entré toda mi vida cambió. Mandé todos los estudios para atrás, porque esto fue algo que siempre quise hacer. Es impresionante lo mucho que hace parte de mi vida. Y de hecho es arrebatador. Es increíble cómo, a lo largo de 20 años, consigues llegar a las personas con tu arte, por diversos sitios. Estoy hablando de Beijing, Vancouver, Krasnoyarsk o, de repente, aquí cerca, en Alemania. Es inmenso. Nunca pensé que mi vida se expandiera tanto. Conozco millares de personas. Me acuerdo, probablemente, de decenas [risas]. Tengo demasiadas cosas que puedo contar cuando tenga hijos, nietos. No es una vida para todos, ni toda la gente consigue tener este privilegio. Puedo hasta pensar algunas veces que si tocáramos en estadios, ¡eso sería todo! Tocando en estadios y bares. Haces lo que te gusta y te gusta lo que haces. Y no hay nada mejor que eso.

Don Aires Pereira, bajista de Moonspell desde 2003.

Un momento sobresaliente: La salida de los otros bajistas. Si no hubiera pasado, ¡yo no estaría aquí! [risas] Pero ya, en serio: había hecho una audición con la banda y salí de ahí con una buena esperanza. Después de tres días, Fernando me llamó. Me acuerdo que fue una mañana después de una noche de copas, había tocado con otra banda en Leiria y estaba con una resaca de aquellas. Era normal en la época. Él me preguntó si yo creía que podría dar todo un concierto en tres o cuatro días, en la Queima das Fitas*, en Porto. En esa época tenía bastante trabajo, pero como no soy de los que huyen de los desafíos, acepté. Para entonces, tocaba como siempre y, cuando llegaba a casa entre las 4:00 o 5:00 de la mañana, iba sacando temas. Tres del álbum The Antidote que estaba por salir. Tuve que aprendérmelos en los camerinos. Fue un desafío, quise probarme a mí mismo y aquí estoy.

Un tema y un álbum de Moonspell: Un tema que me gusta mucho tocar en vivo y que es especial para mí, es Mephisto. Siento que tiene una gran carga dramática y también fue de los temas en que me enfoqué más cuando fue la audición. Un álbum, cuando conocí a Moonspell estaba en Madeira. Tengo grandes amigos allá, entre los cuales está la banda Incógnita, y Márcio era de los que tenían más acceso a cosas que iban saliendo. Fue él que me mostró Opium. Para entonces ya conocía Alma Mater, al final era yo el extraterrestre [risas]. Noté entonces que ahí había algo diferente. Irreligious fue aquel álbum. Pero ahora estoy siendo injusto con los otros álbumes, que también me gustan mucho.

Qué ha sido Moonspell para tí hasta hoy: Este año completo doce años con Moonspell. Además del privilegio que es, fue un gran oportunidad que tuve de poder tocar lo que me gusta y poder realizarme en como persona y como músico. Ha sido un gran aprendizaje en ambos aspectos. Moonspell me atrapó en el momento adecuado. Yo ya tenía una vida profesional como músico, en varios estilos y con algunos cantantes con nombre. Recibía muchos elogios, pero no me sentía realizado. No fue para eso que comencé a tocar el bajo, creía yo. Cuando llegué a esta banda, me encontré conmigo mismo. Fui aprendiendo como ellos y creciendo como persona. Y curiosamente, fue a partir de aquí que hice mi familia y, ¡ya está en camino mi tercer hijo! Yo nací en Venezuela, sabes. En América del Sur, es un orgullo cuando un latinoamericano está en una banda así y hace tours en serio. Esto era un sueño, una improbabilidad. En resumen, un privilegio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Glosario metalero:

* Festividad universitaria en Portugal, similar a la quéma de batas en las facultades de medicina en México.

Fuente Original: LOUD! 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s