El papá de Fausto

¡Fernando Ribeiro ha publicado otra entrada más en su blog! La paternidad si que ha impactado fuertemente la vida del frontman de Moonspell, ¿no creen? Sin más dilación, he aquí la traducción al español.


Hace una semana pare todo y fui al picnic del Día del niño en el kínder de mi hijo. Sabia decisión. Cuando hablo sobre mi trabajo, temo que ustedes lleguen a pensar que me estoy quejando. Es solo que, en esta línea del deber, quizá seamos ductos evadiendo el aburrimiento y la rutina, pero debemos pagar una cuota enorme en cuanto a decepción, ausencia e injustica. Cuando nos deshacemos de las cargas la gente olvida ese contexto, así, la idea (un poco loca) sobre los artistas trabajando y atendiendo solo su vida profesional hace que la nuestra vida privada sea desconocida para todos los que están fuera del negocio.

De cualquier forma, planeo escribir en un futuro más sobre esto en el blog, pero es tiempo de parar todo de nuevo. De nuevo al bosque, entonces. Fuimos los primeros en llegar, pero aparcamos el auto en el lugar equivocado. Después de algunas vueltas en “u” a la colina y algunas llamadas telefónicas al profesor de Fausto, estuvimos finalmente ahí. En la cima de una pequeña colina, a mano izquierda: El paraíso. Niños corriendo libremente, juegos siendo jugados, comida sencilla, placeres sencillos, sonrisas, gritos, lágrimas momentáneas y muchos berrinches. Jalamos, saltamos y nos colgamos de una soga. Jugamos fútbol con una pelota de Paw Patrol* hasta que una patada la envió a los arbustos y se pinchó con las espinas. Charlé brevemente con chicas realmente pequeñas. Ellas me hablaron sobre sus disfraces. Los chicos me querían en su equipo. Yo fui la persona más grande ahí. Mi hijo, lejos de estar celoso, me compartió con más facilidad que con la que comparte sus juguetes. Él sabía que al final, sería él al que yo cargaría somnoliento en mi regazo para que tomara una bien merecida siesta tras la conmoción, los juegos, disputas y compañerismo de esos pequeños humanos, sus iguales.

Muchos de ustedes quizá no me visualizan haciendo estas cosas. Tal vez, eso es dejar que el niño interior se pierda en un contexto adecuado, desprovisto de una interpretación más allá de un apretón de manos o de una tapita de Pepsi. Todos ellos (con excepción de Fausto), me llamaron: “El papá de Fausto”. En portugués: “O pai do Fausto”. Nunca antes me habían llamado por un nombre tan dulce y significativo.

Hoy me levanté con él otra vez, bajamos por leche y mimos y encontramos muerta a nuestra dulce gatita sobre el suelo de la cocina. Ella era vieja y así como estaba de enferma, decidimos ahorrarle el tortuoso y doloroso tratamiento con el veterinario. El shock. Falleció dormida, en paz total. Al menos eso. Ella estuvo con mi esposa por más de 15 años y puedo decir que en muchas formas, ella la conocía muchísimo mejor. Amaba a Sónia. Mostraba ese amor curioseando y maullando cuando ella llegaba a la habitación. No amaba a nadie tanto como a su dueña y estaba bien conmigo y Fausto. Era hermosa. Negra. Es un día triste.

No solo porque (si, el tiempo sanará y entonces será relativo) falleció la gata, sino porque fue la primera vez que Fausto contempló la muerte. Él fue el primero en decirme: “Papi, está muerta.” Y lloró sinceramente. Así que yo también lo hice, el lobo que se prometió a sí mismo no volver a lamentarse por una mascota, que piensa que comprende la muerte, que ha visto morir personas con sus propios ojos. No hubo oportunidad, fue como un reflejo. Nos abrazamos y sostuvimos en silencio mientras Sónia se despedía desconsolada.

La vida real se impuso y estoy de vuelta en el estudio con los chicos. Fernando de Moonspell. Aunque aquí nadie me llama de esa forma. Estamos haciendo algo increíble, el trabajo está casi terminado y suena excitante. Pero todavía pienso en la gata negra, en su muerte, la compañía, la caja en la que la llevé, el costo de la cremación, en que podré ver a Fausto hasta dentro de un par de días debido a la pre- producción.

No puedo esperar a que el papá de Fausto esté de vuelta.

13319740_633550140126576_8759996372094833783_n


Glosario metalero:

* Paw Patrol es una serie animada para niños de orígen canadiense.

Fuente original: The Portuguese Wolf

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: