Lobo Portugués·Traducciones

25 años de meditación #2: La escuela

Con un ligero retraso (se nos descompuso uno de los equipos), he aquí la traducción de otra nota que ha compartido Fernando Ribeiro en la que nos habla sobre la importancia que tuvo la etapa escolar en su vida y lo agradecido que se siente hacia la escuela. Y pensar que en México tenemos a #LaMars…


Tengo algunos problemas evaluando la relación de la gente con la escuela estos días. Tal vez sigue siendo lo mismo, el factor decisivo retiene la atención que prestamos y qué hacemos con nuestra experiencia y años de escuela. Portugal fue un país iletrado durante gran parte del siglo XX, la llave para sacar al país adelante fue invertir en la gente: Enseñarles las herramientas básicas para la vida y cualquier actividad. Lectura, escritura, sumar, restar, dividir y multiplicar. Todavía hay un pequeño porcentaje de personas mayores que no pueden leer y escribir, pero ahora se trata de residuos comparado a la realidad que vivieron mientras crecían en los setenta y ochenta.

Esta reforma no siempre fue pacífica, todavía sigue sin serlo. Hay una enorme sala de espera (siendo que nuestra Constitución lo prohíbe) y una peligrosa coordinación de los principales editores de libros de texto. Cada ministro de educación, cuando asume el cargo, tiene una tendencia por hacer borrón y cuenta nueva, de empezar nuevamente, enfocándose solamente en políticas e ideología y depositando un voto de fe en un sistema confiable, probado y sólido. Aquí en Portugal, profesores y estudiantes solían ser utilizados como tarjetas repetidas casi cada año. Eso dice mucho sobre lo caóticas que pueden ser las cosas para los principales agentes del aprendizaje.

No deseo perder el tiempo hablando de la burocracia y de la difícil tarea de enseñar y aprender dentro del sistema en Portugal. Creo que está por todas partes, con la lamentable noticia de que en muchos países no tienen siquiera un sistema escolar que ofrecer. En lugar de eso, creo romántica y científicamente que la escuela nos enseña no solo lo que está ahí para aprenderse, sino que también nos garantiza herramientas, pensamiento abstracto, la escritura de documentos, estimula la inteligencia y la práctica que debemos emplear para seleccionar; por ejemplo, hechos alternativos con los que nos topamos cotidianamente, especialmente on line.

A decir verdad, quiero compartir dos momentos que muestran que lo que aprendí en la escuela lo apliqué en mi actividad como músico y compositor de letras, después.

  • Opium: Nuestro querido hit. Era el año de 1991 y yo me encontraba en una clase de literatura portuguesa. La atmósfera era la de una clase de preparatoria, ruido por todo el lugar. Gente hablando, con la mente en otra parte, esperando el receso. Algunos prestaban atención, otros no realmente. Nuestra profesora (la Srita. Ferreira) era todo un personaje. Ella usaba falda y se sentaba sobre el escritorio y podíamos verle las piernas. Una vez nos preguntó si alguien tenía algún problema con ello. Ella era una mujer valiente, independiente, satisfecha de sí misma y de sus asombrosas habilidades para la enseñanza. Recuerdo cuando ella comenzó a introducir más poesía “existencialista”, yo ya estaba totalmente clavado en ella. Paso a paso, palabra por palabra, poema tras poema, clase tras clase conseguíamos el tiempo para leer y descubrir a Pessoa. Fernando Pessoa es un nombre importante en Portugal, se trata de nuestro escritor más ilustre. Naturalmente importante para los cursos de literatura portuguesa. Yo no creo en la iluminación instantánea, creo que se trata de un proceso. En filosofía discutimos varias veces la capacidad de asombrarse, sorprenderse, la chispa de la curiosidad sin la cual todo conocimiento es imposible. Creo se trató de mucho más que de un momento cuando ella comenzó a leer Opiario de Álvaro de Campos (uno de los muchos pseudónimos de Pessoa). Esas palabras “Por isso eu tomo ópio…” resonaron en mi cabeza y las escribí en mi libreta sin que me valdría de mi asombro, cinco años después, para Irreligious. Incluso si esas no son las palabras finales de un poema tan largo como es Opiario, si sonaron como el final para mí (interpretación). Ese verso, una vívida consternación, usar opio para combatir el fastidio, el mal humor, la vida. Esas palabras me vinieron como anillo al dedo cuando finalmente escribí Opium y decidí terminar la canción citando ese fragmento exacto del poema (en su original portugués). Una canción que nació en la preparatoria y que tantos han podido escuchar durante la preparatoria por sí mismos.
  • 1755: Nuestro próximo álbum, cantado totalmente en portugués. Era el año de 1998, me encontraba sentado ahora en la Universidad de Lisboa, cursando Filosofía. La clase era Epistemología de las Ciencias Sociales y mi profesor una lumbrera: El Profesor #ViriatoSoromenhoMarques habló sobre la teodicea, el gran terremoto de Lisboa, el fin del siglo XVIII, el iluminismo, la política religiosa y todo cuadraba. Yo era un joven de 24 años tratando de encontrar algo de sustancia sobre cosas que han bullido en mi mente, cosas que ya había escrito en mis letras, en cartas para amigos y camaradas músicos en el underground. Voltaire, Espinoza y Kant tuvieron un fuerte impacto en mis oídos y entre todos los fragmentos y distracciones, hice mis notas. Ahora, casi 20 años después, las cogí para escribir un nuevo álbum. Yendo atrás un par de años, a la preparatoria de nuevo, me encontraba en clase de Historia Portuguesa. El tema era la reconstrucción de Lisboa. La prueba fue distinta, mi profesora (la Srita. Machado), tomó a algunos de entre nosotros y nos asignó papeles para estudiar. Ella me escogió para ser el Ministro (Marques de Pombal, principal responsable del renacimiento de Lisboa). Todos mis colegas tuvieron un campo de especialización y discutimos delante de toda la clase, como en un parlamento. Ni qué decir, tuve que adentrarme en todos los temas mientras que mis compañeros solo tuvieron qué hacerlo en uno. No estaba muy contento con eso. No era un nerd, tenía chicas que besar, música que tocar, y demos en cassette llegando desde todas las partes del mundo. Ahora estoy agradecido, no solo por uno de los mejores recuerdos y una de las mejores y bien planeadas clases que llegué a tener, sino por el conocimiento que adquirí. Desde nuevas técnicas para la construcción de edificios, la disolución de la Inquisición y la pérdida del poder tanto de la Iglesia como de la Corona, hacia un Portugal moderno.

Así que tengo mucho que agradecerle a la escuela, y si tú eres fan de esas canciones, deberás agradecérselo también. Podría concluir diciendo o cuán importante es la escuela y cómo ustedes nunca deberían menospreciar el conocimiento y optar por dinero fácil o trabajos precarios, o diciéndoles que basarse solo en fuentes en línea no beneficiará la discusión ni la selección. Podría decir todo eso, pero de hecho, desperté el día de hoy y encendí la televisión para ver las noticias y miré incrédulo lo que pasó en Holanda con la Ministra de la Familia en Turquía (ella está haciendo un trabajo espantoso, por cierto) y cómo Erdogan llamó a Holanda (uno de los países más progresistas del mundo y una lección de lo que es la libertad individual) “los restos del nazismo en Europa” (hubo 250 mil muertos solo en los Países Bajos). Creí que nunca viviría para ver y escuchar eso con mis propios ojos y oídos. No puedo hacer que mi voluntad se quede en silencio y dejar que la inteligencia escape por cuenta propia, esperando que todos sabrán qué es lo que cuenta, qué es lo que nos mantiene y qué es lo que nos hará seguir para tener un mejor futuro juntos.

images


Fuente original: The Portuguese Wolf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s