¿Qué tal te va? Soy mejor que tú. – Reflexiones sobre Manchester

Ya han pasado varios días desde que el mundo contempló, nuevamente horrorizado, el atentado en Manchester. Fernando Ribeiro escribió este emotivo (y bastante crudo) mensaje acerca del pánico que se vive en una Europa incapaz de contestar con la misma vileza a los pueblos musulmanes.

He aquí la traducción:


El otro día tuve una pequeña charla con uno de mis conocidos sobre la correción política. Acerca de cómo reaccionamos más fuertemente si explotan bombas en Manchester; nuestra empatía es mucho menor cuando sucede lo mismo en Aleppo y Bagdad, con cifras de víctimas mucho mayores.

Creo que se molestó cuando le dije que habiendo estado en un lugar, es decir, el mismo lugar donde las vidas fueron segadas, tiene un fuerte efecto en nosotros. Así, expresamos nuestros más profundos clamores y lamentos cuando París, Berlín, Londres o Manchester son atacadas.

El mundo no es perfecto, nosotros no somos perfectos. La civilización europea y el Reino Unido han tratado de apelar a muchas sensibilidades bajo su “único” cielo. La guerra está siendo librada, una cobarde y particular guerra qué, muy posiblemente, no podemos confrontar con bombas. Le dije a mi amiga que cuando nuestra hora llegue, ella no estará pensando en Kandahar. Así son las cosas, tal y como las construímos.

Nuestros corazones y mentes no son suficientemente grandes para comprenderlo todo, para dolernos por cada vida. Nos sentimos mayormente engañados porque muchas personas han muerto por libertad y toleracia durante el transcurso de los siglos. Y solo hacen falta unos pocos fanáticos para desbalancear el verdadero progreso. Realmente no sé qué diablos tienen los fanáticos islamistas contra Europa.

¿Es la historia? Su religión ha estado aquí siempre, tolerada y aceptada, respetada por la cultura dominante. ¿Es nuestro modo de vida? Su gente lo ama. Ellos aman nuestra “decadencia”, nuestra tecnología, la música occidental.

Hasta donde me concierne, estoy dentro de su cultura, poesía, la belleza de sus mujeres, su encanto. No puede ser “nosotros contra ellos”. El mundo de hoy y el de los tiempos antíguos tiene espacio para cada uno. Desde los cientologístas hasta los satanistas laveyanos, la muerte no es un asunto que se despliega de un pergamino. Es cierto, hemos tenido personas perseguidas por su religión: Los jesuitas también cometieron actos terroristas. Los judíos fueron ejecutados por millares a manos de los nazis. Tan solo el siglo pasado, en España se ejecutó a quienes no quisieron abrazar la fe católica.

Todo esto siempre es producto de unos cuantos dementes, en lugar de toda la humanidad. Producto de hombres en lugar de otros. Cierto, se ha explotado la credulidad de la gente con alcances homicidas, pero la historia se repite estos personajes malvados no son más que un puñado. Si visitas Tel-Aviv, enemigos jurados que viven como vecinos llevan a sus hijos a la escuela. Si vas a Beirut verás Lamborghinis y mini faldas, no burkas.

Esta es la era de la desinformación y del sentirse mejor que otros. Los veganos son y se sienten mejores que los carnívoros. Los niños que aman a Jesús son instruídos para sentirse mejores que los niños musulmanes “armados”. Y nos sentímos así. Realmente es así. Esa “superioridad” se postra sobre todo el dolor y la empatía que nos permitimos sentir y he ahí el porqué discutimos tanto sobre las tragedias que son el clamor de todos, especialmente de los finados y sus familias.

Por qué Lisboa es ahora una gran metrópoli, porque tuvimos un califato durante la ocupación musulmana en el 7 a.C., nuestro tiempo tal vez esté contado. Me horroriza ese pensamiento. Temo ser el único que se pregunte si todo está bien. Incluso me mudé de Lisboa hace casi dos años. Voy a la ciudad diariamente a trabajar. Soy un objetivo móvil en tanto que siempre estoy en aeropuertos, conciertos y festivales.

Por así decirlo, no podemos sentir todo el sufrimiento del mundo. No podemos condenar a cada lunático. Europa es suficientemente tolerante, quizá demasiado algunas veces, cuando no se busca en las casas de los sospechosos después de un ataque como el de Bruselas. O cuando no se encierra a quienes lanzan amenazas desde las mezquitas en el Reino Unido, construídas para la tolerancia y no para la planeación sediciosa. Los terroristas saben esto, conocen nuestras leyes y saben que si abdicamos de nuestra tolerancia y los combatimos abiertamente, disfrutarán de la pequeña victoria que supondrá hacer del mundo un lugar igual al del Talibán: Implacable, insoportable, inhumano.

Puede ser triste para el mundo, pero mi tristeza no cambiará nada. Tampoco lo harán mis palabras o acciones. Puede que esté aún más triste por Manchester, sí, porque he estado ahí, he bebido con sus ciudadanos, he tocado ahí. Puedes señalarme y decir que debería estar triste por todas las ciudades, las víctimas de Londres y quizá lo esté, pero lo que sé ahora, es que mi corazón y mi mente no son lo bastante grandes para comprenderlo todo y condolerme por la ruina y la miseria de todo el mundo.

Actualmente estoy educando a un niño en un mundo que ahora es un juguete roto para los hombres y sus dioses. Mi atención siempre estará aquí porque tenemos que aprender a cuidar los unos de los otros. Debemos aprender qué es lo que pasa con nosotros, a vivir con nuestras esperanzas hechas añicos, pretendiendo que todo está igual y que nuestras ciudades y estilo de vida prevalecerán. Esa es una gran actitud, sí, ¿pero ahora quién de nosotros no mira por encima del hombro ajeno cuando está en un aeropuerto, concierto, parada de autobús o en una tienda? Este terror es imparable porque es aleatorio y cobarde. Y descender a su nivel es imposible para nosotros, para nuestros políticos, sacerdotes, científicos, maestros, escritores y columnistas. Todo es humo y no puedes atrapar el humo. La esperanza está muerta y nos fastidiamos unos con otros con la cuestión de Manchester o Aleppo. Esa es, justamente, la victoria del odio: Nosotros contra ellos, ellos contra nosotros.

dkrtsch_04_web
Pintura por: Daniela Krtsch

Fuente original: The Portuguese Wolf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: