Entrevistas·Traducciones

Abendzeitung München entrevista a Fernando Ribeiro

El día de ayer Moonspell compartió una entrevista realizada a Fernando Ribeiro por el diario de Munich, el Abendzeitung München.


Fernando Ribeiro de Moonspell habla sobre el mundial de fútbol 2018, Ronaldo, el gran terremoto de 1755 y de cómo cambió a Portugal.

36296584_198490607526537_4586414241879162880_n

AZ: Señor Ribeiro, usted es el cantante de la banda metalera-vanguardista Moonspell y poeta. ¿Nos podría explicar el alma portuguesa?

FR: ¡Qué pregunta tan elemental! (ríe) Hay historiadores que dicen que Portugal no debería existir. Fuimos siempre los vecinos de la impresionante y poderosa España. Siempre nos quisieron conquistar, pero nos resistimos y sobrevivimos. Hemos producido a gente como Vasco Da Gama y Fernando Magallanes. Pero si está preguntando sobre el alma de Portugal, el Fado se lo explicará de la mejor manera.

La música de Portugal.

Nosotros los portugueses somos un ser con dos cabezas. Podemos ser felices e infelices al mismo tiempo. El Fado también posee esa dualidad. Puede ser muy melancólica, tan triste que te trae lágrimas a los ojos. Ese es el Fado que está más cercano a mi alma. Pero también está el Fado más alegre, una especie de música para bailar. Esa dualidad es Portugal. En todo lo que hacemos ondea una melancolía que raya en la depresión. La melancolía es una parte de nuestra alma.

Cristiano Ronaldo no irradia melancolía.

Claro que es egocéntrico, pero es un símbolo de Portugal. Les caiga bien o no. Ronaldo es el portugués más famoso de los últimos tiempos, difícilmente caminas por una calle de Portugal sin ver su retrato. Muchos lo aman aquí, algunos lo odian, prefieren a Lionel Messi, lo cual encuentro diabólico (ríe).

¿Qué piensa de Ronaldo?

Me gusta lo que esconde detrás de la máscara de super estrella. Viene de una familia muy pobre, pero nunca avergüenza a los suyos. No le molesta si están mal vestidos. Su hermana es una pésima cantante, pero él la apoya incondicionalmente. Ser persona de familia es algo muy portugués. Frecuentemente pienso: si yo hubiera tenido su trayectoria, seguramente hubiera sido mucho más cabrón que él.

¿Cómo vivió el triunfo de la Copa Europea 2016 con el triunfo de Portugal?

Nadie pensó que en nuestras vidas Portugal conseguiría un título. ¡Y entonces esa final en Francia! Mis primeros recuerdos de un torneo mayor fue la Copa Europea de 1984, cuando perdimos en las semifinales con Francia. Por eso la revancha de 2018 [N. de T.: 2016] fue doblemente dulce.

Una final en la que Ronaldo tuvo que abandonar el campo lesionado.

Eso fue drama puro. Cuando nuestro mejor jugador tuvo que abandonar el juego, y estaba de pie llorando en la línea de banda, y un enjambre de polillas lo rodeó, lo vimos como una señal. Cuando todo está en contra nuestra, de ahí sacamos fuerza los portugueses. Es la esquizofrenia en nosotros. Cuando Éder anotó el gol de la victoria, fue una noche mágica.

En su disco “1755” usted se hace cargo del evento más característico en la historia de Portugal, el terremoto que destrozó a Lisboa casi en su totalidad.

Fue con todo y la tragedia un evento liberador. No debemos olvidar que la influencia de la iglesia católica era extrema. El desarrollo de eventos liberadores que se dio en Alemania con el movimiento luterano nunca se había dado en Portugal. Doscientos años después del inicio del protestantismo todavía existía en Portugal la Inquisición, los protestantes eran quemados en la hoguera.

Después del terremoto, ¿la idea sobre Dios en Portugal fue otra?

Fue un evento lleno de simbolismo. Cuarenta de las cien iglesias de Lisboa se destruyeron, mientras que el distrito rojo quedó intacto. Muchas iglesias se quemaron porque el terremoto sucedió durante el día de Todos los Santos, y en las iglesias había muchas velas encendidas. Es en Portugal también el día de los muertos. Como dije, está lleno de simbolismo. Fue decisivo el que Sebastião de Mello fuera un político increíblemente capaz, y que tomara las riendas de las labores de rescate. Se aseguró de enterrar a los muertos y de que se ayudara a los vivos. Hizo uso de la estructura de la iglesia, pero nunca permitió que la iglesia tomara el control.

El terremoto hizo trabajar a filósofos como Voltaire. La pregunta de la teodicea: si Dios es bueno, ¿cómo permite que tantos mueran de esa manera?

Ya había antes discusiones en la filosofía. ¿Dios tiene un plan? ¿Todo es voluntad de Dios? ¿O Dios no se involucra tanto con el mundo? Después del terremoto hubo quienes trataron de justificar el evento, decían a los demás que habían provocado la ira de Dios con sus vidas profanas. Lo cual es una estupidez, ya que la gente de Lisboa era devota y vivía con temor a Dios. Pero después del terremoto se difundió la idea, sobre todo entre los pobres porque fueron quienes contaron con la mayor cantidad de víctimas, que quizá Dios no es el mejor amigo de los humanos. Al menos no si todo eso fue plan suyo.

¿Ve usted en estos tiempos de los ‘Fake News’ a la filosofía como la respuesta a los cuestionamientos importantes de la vida?

¡Sí! Hay extraordinarios filósofos: Schopenhauer, Nietzsche, Voltaire. Ellos nos dan las herramientas para ver la verdad detrás del artificio. Quien se dedica a la filosofía, se detiene antes de aislar algo en las redes sociales, no se va por el efecto barato. La filosofía permite crecer al espíritu, el entendimiento y la comprensión. Vivimos en una época en la que la falsedad se repite hasta que la gente se la cree. Casi creo que en vista de este nuevo mundo yo mismo me convertiré en nihilista (ríe).

Entrevista por: Matthias Kerber
Traducción al español por: LuV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s